lunes, 3 de abril de 2017

Ahora es la eternidad



En el centro de la silenciosa cubeta glaciar, la primavera se hacía patente en la inexorable fusión de   los ya menguados  hielos invernales. Los últimos bloques que resistían la tibia caricia crujían ocasionalmente, fragmentándose en  efímeros y afilados diamantes que rodaban ladera abajo, generando una estela de chispas de polvo de nieve.

Su mirada, saturada de azules, contemplaba una lasca de eternidad, el minúsculo instante de la misma  que la vida le había otorgado.  Ahora era el momento de disfrutarla, de apresar la partícula de esta materia en la que transcurría su existencia. Agotado el crédito, una porción del cual ya había consumido mientras se impregnaba del vitalismo al que se había aferrado, vendría su propio fin; después, ella no existiría en el marco temporal actual, tampoco en cualquier escala alternativa concebible, ni en aquel lugar, ni en ningún otro imaginable...


domingo, 26 de marzo de 2017

Criterios de decisión


Hay que estar preparados para lo peor
y disfrutar de lo bueno.
Esa es la fórmula.

[...]

Y vivir como si el tiempo nos debiese algo,
como si fuese nuestro,
exigiéndole al contado lo que nos pertenece.

 "La fórmula", Karmelo C. Iribarren  de "Serie B" (1998)








Analizó la situación metódicamente, 
sopesando las diferentes alternativas
hasta alcanzar la conclusión más razonable.

Mientras contemplaba el cielo oscuro a través de los ventanales, experimentó un vacío disonante teñido de indiferencia y de ausencia de significado.

Volvió la mirada hacia su interior para abrazar, quizá por última vez, aquella imagen cada vez más tenue y difuminada.


Al contacto con ella, una emoción prístina, indubitable, iluminó su conciencia señalándole el camino...



domingo, 5 de febrero de 2017

A la posteridad









Cuando los libros hayan sido sepultados en criptas funerarias
y la lectura e incluso el habla hayan sido reemplazados
por otros medios menos difíciles, nos preguntamos si 
hallaréis en las flores y la fruta el mismo color y sabor
que tenían para nosotros que los expresábamos con palabras, 
y si será verde vuestra hierba, azul vuestro cielo,
o serán vuestros pájaros siempre pájaros sin alas.

Louis McNeice "Visitations" (1957)

lunes, 5 de diciembre de 2016

Proximidad






A Mar, agradeciéndole la colaboración con su magnífico dibujo.



El camarero manipuló el grifo de la cerveza y la espuma comenzó a crecer sobre el líquido dorado, produciendo a causa de la presión un burbujeo errático que cautivó su atención durante un breve lapso.

Giró el taburete en el que estaba sentada y, apoyando los codos en la barra, contempló a los numerosos clientes del establecimiento; sobre el murmullo de sus conversaciones susurradas, el sonido nítido que fluía a través de un excelente equipo, impregnando el local de una atmósfera intimista acompasada con la cadencia melancólica de la música.

Paseó su mirada  por las mesas, dedicando una buena porción de tiempo a cada una. Algunas estaban ocupadas por parejas de distinto sexo, otras por dos mujeres o por grupos de composición variable, ninguna por dos hombres. Concentrados en sus respectivas charlas, nadie le prestaba atención, lo que le permitía demorarse en la observación más de lo que hubiera resultado prudente en otras circunstancias.

Confidencias a media voz, la ilusión de estar en sintonía reflejada en los gestos, unos ojos que proporcionan el cobijo donde guarecerse de un mundo inhóspito, porque fuera siempre hace frío, la tregua en la batalla...

Tan idílico panorama no pudo superar el escrutinio de su lucidez, y vio flotar en la sala partículas fosforescentes de egocentrismo, prejuicio, desconfianza, fingimiento... 

Quizá sea el efecto de asomarse a otras vidas  con una curiosidad aséptica, cuasi científica, que nunca flirtea con el chismorreo.

Y también está el recuerdo remoto de su pulso, desbocado en otro tiempo, y el tacto áspero del interior  de su piel tapizado de cicatrices...

domingo, 20 de noviembre de 2016

Sintonía de La víspera del infinito (rne)



Gracias a la pista que me proporcionó Petonen, tras revisar los primeros trabajos de la banda, finalmente he podido localizar el origen de la sintonía del programa de rne "La víspera del infinito".
En concreto, se trata del comienzo del tema "Atom Heart Mother" del LP del mísmo título editado en 1970 por Pink Floyd. Sé que muchos seguidores del programa compartían nuestra curiosidad, por tanto: misterio solucionado...


miércoles, 16 de noviembre de 2016

Lauren Mendinueta





Así pasan los años

Pasan los años,
y aunque la vida me acusa de inmovilidad,
también yo he viajado.
Como una partícula de polvo
he revoloteado por la casa y me he prendido a los libros.
Como un insecto he reposado a la orilla de las acequias,
o simplemente he sido una mujer que de tarde en tarde
he mirado hacia el mar
buscando barcos olvidados por la neblina
y que vuelven a la memoria,
sin esperanza distinta de la muerte.


El dominio

Me asomo a la tarde, miro las nubes de soslayo,
desplazándose vistas y exaltadas sobre el pico de la montaña.
Se deslizan hacia el olvido de la mirada,
hacia el coro urdido por el silencio, o más allá.
En esta cárcel, mi condena,
la muerte está sentada al otro lado de la salida.
No me abandonará por ahora,
ella seguirá presa en mí, mientras afuera llueve
y el recordado azul del cielo, se vuelve agua en los cristales.


(Lauren Mendinueta,  La Vocación Suspendida, Point de Lunettes, España, 2008) 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Afortunada


Actúa de la manera en la que te gustaría ser y pronto serás de la manera en la que actúas.

Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera.

(Leonard Cohen)







Se detuvo unos instantes en el collado, cerró los ojos y se concentró en paladear el viento del norte que,  gélido y directo como el golpe de una daga, azotaba la escasa vegetación. Se preguntó a cuántos amaneceres como aquél podría asistir. Con suerte, a un puñado de inviernos más, que en  el mejor de los casos representaban una cifra modesta. El de hoy, ya es mío, el próximo es una mera hipótesis de trabajo, pensó.

A través de los párpados apretados notó el fogonazo aloque del orto. Un escalofrío le hizo tomar conciencia de que estaba aterida. Dio media vuelta y complacida por su buena fortuna inició el descenso hacia el valle que, hospitalario, se ofrecía a envolverla en la calidez de la vida...



¿Cómo evitar el simulacro,
cómo vivir sin desvivirnos?
Surcan los días por tu vientre.
Somos el tiempo que nos queda.

José Manuel Caballero Bonald